05 diciembre, 2013

[#51] HAHAHA *mirada desquiciada*


Espero que se entienda algo.... pero lo importante es que sali de clases! Y tengo una tablet (cortesia de mi hermano mayor) asi que puedo escribir cosas como la de arriba. Tambien, puedo comentar desde aqui! Asi que me pondre a hacer eso ahora :3
Me ire por ahora pero volvere mas lolein y estupida que antes HAHAHAHA
byebye(:

Pd: no se poner acento aqui ;-; pero puedo poner corazones ♥♥♡♥♡♥♡♡♡♡♥♡♡♡♡♡

11 noviembre, 2013

[Cuento] Sidney

- ¿Quiere té señorita Sidney?- pregunto a su amiga que estaba sentada su lado-. Aquí tienes- le sirve en su pequeña taza-. No es nada querida- le respondió levemente sonrojada-. ¿Qué es lo que quieres? No escuche- le dijo acercándose a ella-. ¡Oh! Claro, enseguida las busco.
Se levanta de su asiento y corre hacía la cocina donde esta su madre cocinando la cena. Comienza a revolotear por la cocina en busca del pedido de su amiga, se cruzaba en el camino de su madre y casi la bota varias veces. Antes de poder reprenderla ella ya había salido corriendo a su habitación con el paquete de galleta en la mano.
- ¡No comas galletas Amanda! ¡Que ya vamos a almorzar!- le grita la madre.
- ¡No son para mi, son para Sidney!- le responde de su habitación.
La madre suspira cansada pero sigue haciendo su trabajo.
A los pocos minutos vuelve a aparecer Amanda en la cocina sin que su mamá lo note con el paquete de galleta vació  Lo boto a la basura y volvió a escabullirse entre los pies de su madre pero esta vez hace que boté la ensalada que tenía en la mano.
- ¡Amanda! ¡¿Ves lo que acabas de hacer?!- le grito la madre enojada.
- ¡Lo siento! Solo venía a buscar más galletas- dijo apenada.
- ¿Más galletas? ¡¿Te comiste el paquete entero?!- volvió a gritar-. Te dije que no lo hicieras, que ya íbamos a almorzar.
- ¡Yo no fui! Sidney se las comió toda.
- No me mientas Amanda, ¿cómo una muñeca se va a comer las galletas?
- ¡No estoy mintiendo!- grito con lágrimas en los ojos-. ¡Sidney se las comió!
- ¡No mientas! Que yo no te he criado así.
- ¡Pero es la verdad!- las lágrimas corrían por las mejillas.
- ¡ Cállate ya si no quieres que te pegue!- le grito levantando la mano en signo de amenaza.
- ¡Sidney tenía razón! ¡Tú eres mala!- grito sin pensarlo, entonces sintió la mano de su madre contra su mejilla.
- ¡Me tienes harta de esa muñeca!- se dio la vuelta hacía la habitación de su hija, ella la siguió.
- ¿Qué vas a hacer mamá?-pregunto temerosa.
- Me voy a deshacer de ella- la toma de su asiento y se lleva a su habitación.
- ¡No mamá!-suplico-. Por favor no- pidió con lágrimas en los ojos nuevamente.
- No Amanda- dijo firme y dejo a Sidney en un cajón para luego cerrarlo con llave.
- Por favor mamá sacala, se va a enojar- pidió con una leve nota de miedo en su voz.
- No, aquí la única que se va a enojar soy yo, así que ve acostarte, estas castigada sin cena.
- Esta bien- dijo sin ánimos y se encamino a su habitación.
Se quedo en la habitación hasta que sintió la puerta cerrarse. Suspiro mientras se pasaba la mano por el cabello. "Que he hecho mal" se preguntaba internamente. Salio de la habitación hacia la cocina para ordenar el desastre que había allí  Recogió la fuente y la lechuga dispersa por el piso, trapeó este y guardo la comida que había preparado, mañana se la comería  Todo eso le tomo 20 minutos. La rodeaba el silencio y la oscuridad si no fuera por la barra fluorescente que había sobre su cabeza.
Cuando termino, apago la luz y camino a oscuro hasta el cuarto de su hija para ver si se había dormido. Pero un sonido en su habitación la distrajo.
- Dios, esta niña, le dije que no iba sacar la muñeca, ¿qué pretende?-murmuro para si misma cambiando el rumbo a su alcoba- Amanda, ¿qué est...?- alcanzo a decir pero vio dos puntos rojos brillando en la oscuridad y que sin aviso se lanzaron sobre ella.
Sintió dos pequeñas manos en su cuello que le clavaba las uñas. Da un paso hacía atrás y choca con una mesa con un adorno de metal que cae junto a ella. La cosa que la atacaba se sentó en su cuello apretándole el cuello con sus piernas y tirando el pelo con sus manos. Ella intentaba quitarse de encima pero era más fuerte de lo que parecía. El aire ya casi no le llegaba a sus pulmones y comenzaba a sentirse ahogada.
- Joana, tu hija te advirtió que me iba a enojar si me encerrabas- dijo una voz escalofriante que hizo estremecer cada parte de su cuerpo-. Ya he estado mucho tiempo encerrado, no quiero seguir así, así que cuando despiertes me vas a sacar de ahí, ¿esta bien?
- ¿Qu-qué e-re-es?-pregunto entrecortada por la falta de aire.
- Te pregunte algo, y cuando pregunto algo me gusta que me respondan- le jalo más fuerte el cabello pero la voz ni siquiera le salia para gemir-. ¿Entendiste?- asintió a duras penas-. Bien, ahora vamos a hacer que esto nunca paso- toma el adorno que estaba a su lado y lo levanta-, y no te preocupes por quién soy, si me haces caso no nos volveremos a ver más- dice y golpea a Joana dejándola inconsciente.

- ¿Mamá? ¿Mamá? ¿Esta bien?- siente un voz a lo lejos una voz que la llama. Comienza a revolverse en su lugar, algo adolorida.
- Umm-fue lo único que salio de su boca.
- Despierta mamá- abrió los ojos y lo primero que vio fue la imagen de su hija mirándola preocupada. Se incorporo en su lugar y se froto la cabeza-. ¿Estas bien?- pregunto
- Emm, sí, ¿por qué?- pregunta confundida.
- Porque estas dormida en el sillón- dijo.
Miro a su alrededor sin entender nada, ¿qué hacía ahí? Miro a su hija que aun estaba en pijama y que sostenía una de sus peluches en brazo. Entonces el recuerdo de la noche anterior vino a su mente. Unas pequeñas manos sobre su cuello, la sensación de ahogo, la amenaza. Se levanto rápidamente causándole un mareo pero no le importo, fue a su habitación y su hija la siguió.
- ¡No! Quédate ahí- le pidió y cerro la puerta tras de si.
Busco la llave del cajón y abrió el lugar donde había escondido a la muñeca. La tomo y vio sin que antes le diera un escalofrió por la espalda. Era ella. Esa cosa la había atacado, podía reconocerla a pesar de la oscuridad. La muñeca de su hija la había atacado, ¿acaso eso era posible? Sintió que esos ojos azules la estaba mirando fijamente y no pudo evitar que otro escalofrió le recorriera la espalda. ¿Cómo pudo darme esto a su hija? Era escalofriante. Busco una bolsa, la metió ahí y camino a paso decidido afuera de su casa hasta el contenedor que había fuera de esta, tiro la bolsa y cerro el contenedor con más fuerza de la necesaria. Volvió a la casa, en la puerta estaba Amanda que la esperaba con mirada curiosa. Ambas entran y van a la sala, Joana le pide a su hija que se siente a su lado.
- Amanda, sé que te gustaba mucho tu muñeca pero ya no puedes tenerla.
- ¿Por qué?- dijo con tristeza.
- Eso no importa, pero no estés triste, lo hago por tu bien cariño, tú sabes que todo lo que hago es por tu bien, ¿cierto?- asiente-. Así que no estés triste. Además, te prometo que te compraré una muñeca mejor y mucho más linda, ¿ya?
- ¡Ya!- dijo más animada y con una sonrisa.
- Ve a cambiarte, yo te preparo el desayuno- Amanda se para y corre hasta su habitación.
Joana se agarra la cabeza y suspira. Sabía que había hecho la correcto, iba a proteger a su hija de esa cosa, no iba a dejar que estuviera cerca de su hija. Se levanto del sillón y camino hacia su habitación nuevamente para cambiarse. Al pasar frente al espejo de su tocador y vio algo escondido en el escote de su camiseta. Se acerco y bajo su escote, era una cicatriz roja, como si alguien lo hubiera rasguñado  Trago saliva ruidosamente, esa cosa le había dejado una marca. Se acomodo la camiseta, no iba a dejar que nadie viera eso. Ese iba a ser su secreto.

Ya habían pasado 3 meses desde ese incidente que ya parecía más un sueño que algo real, pero la cicatriz que traía en su pecho le recordaba que todo lo contrario. Todo avanzaba con normalidad, Amanda había comenzado el pre-escolar y Joana trabajaba como siempre.
Joana había ido a buscar a Amanda a su escuela como siempre lo hacía. Esta vino corriendo emocionada hacia su madre.
- ¡Mamá mamá!- grito mientras aun corría hacia ella.
- ¿Qué pasa cariño?- le pregunto agachándose a su altura para poder abrazarla y besarla.
- Mamá, ¿puede una amiga quedarse a dormir mañana?
- ¿Una amiga? ¿Quién?- pregunto.
- Ella- apunto a una niña que se encontraba a unos pasos de distancia con una señora un poco mayor. Estaba de espalda, tenía el cabello negro con bucles definidos y piel blanquezca  Se dio la vuelta y pudo ver unos ojos azules le parecían extremadamente familiares-. ¡Sidney ven!- le grito Amanda para que se acercara-. Se llama igual que mi antigua muñeca-dijo ilusionada.
Sidney. Ese nombre la hizo estremecerse en su lugar. En ese momento se dio cuenta de donde había visto esos ojos. Esa muñeca tenía ojos muy similares, y en general, esa niña se parecía a ella. Sacudió la cabeza tratando de que esas ideas se fueran de su mente. ¿Qué es lo que estaba pensando?
- Mamá, ella es Sidney. Sidney, ella es mi mamá.
- Mucho gusto señora- dijo con una voz muy dulce que la tranquilizo un poco.
- Igual cariño- dijo aun un poco desconcertada.
- ¿Entonces me dejaras mamá?- pregunto con un brillo en los ojos Amanda.
- Emm... Si su madre la deja- respondió.
- Mi madre no tiene ninguna objeción- se sorprendió por lo educada que era la niña.
- Entonces esta bien, mañana te espero en mi casa, ¿sabes como llegar?
- Sí, ya me dijo su dirección.
- Bien, entonces... Nos vemos mañana- dijo aun extrañada.
- Sí, hasta pronto y gracias- da la vuelta y vuelve donde su mamá que en realidad parecía muy mayor para ser su madre y que se había quedado en el mismo lugar con la mirada fija en la nada, como en un trance. Se levanta y toda la mano de su hija.
- Vamos a casa- dijo sin dejar de ver a la niña que le había hablado hace un rato
- ¡Gracias mamá por dejarla que se quede!- le dice.
- Si si, ya, vamos- dijo apremiándola.
Comenzaron a caminar hacia la casa, Joana no dejaba de ver atrás donde esa 'familia' seguía  Se fijo en Sidney estando ya más lejos pero estaba casi segura que había visto un destello rojo en sus ojos. ¿Qué es lo que había hecho?

El timbre sonó y no pudo evitar el sobresalto. Sabía lo que ese timbre significaba. Se paro insegura pero sin demostrarlo a abrir la puerta pero su hija se le adelanto.
- ¡Hola!- saludo animada y con una sonrisa-. Pasa, vamos a mi habitación- le toma de la mano y la lleva a su habitación.
- Emm...-comenzó a decir a la señora que estaba en la puerta-. La va a venir a buscar mañana por la mañana, ¿verdad?- asiente-. Ahm... Entonces, esta bien. No se preocupe, yo la cuida- asintió-. Adiós- dijo extrañada y la mujer se dio la vuelta hacia la calle sin decir una palabra. Cierra la puerta tras de si y continua lo que estaba haciendo.

Ese día transcurrió con normalidad, ambas niñas jugaban tranquilas en su pieza sin molestar, Joana solo podía escuchar las risas desde la cocina. A la hora de almuerzo comieron casi en silencio que solo era interrumpido por las preguntas que le hacía Joana a Sidney y que esta le respondía amablemente. Había sido un tontería pensar que esa niña tenia algo que ver con esa muñeca que aun le quitaba el sueño, Sidney era muy dulce y tierna. Que se pareciera y tuviera el mismo nombre que esa cosa era solo una escalofriante coincidencia.
Después de la cena las niñas fueron a su habitación a seguir jugando por un rato. Joana se quedo lavando los platos y guardando las cosas. Escuchaba la voz de las niñas pero de pronto, todo fue silencio. Cerro la llave del agua y la luz se apago. Se dio vuelta asustada pero antes de que pudiera hacer algo, algo la golpeo dejándola inconsciente en el suelo.
Cuando abrió los ojos, mareada, vio que apenas una pequeña luz iluminaba la habitación. Su cabeza comenzó a hacerse preguntas. ¿Qué es lo que había pasado y donde demonios estaba? Su vista seguía un poco borroso pero cuando la recupero supo enseguida donde estaba. Peluches y juguetes por todos lados. La habitación de su hija. Y frente a ella, estaba la misma, amarrada e inconsciente  Intento acercase a ella apresurada pero algo la detuvo. Había una cuerda que la amarraba a la cama y otras que la amarraban de pies y manos sin contar la mordaza en la boca. Intento gritar pero claramente no pudo.
Desde la oscuridad salio una pequeña figura que fue levemente iluminada por la luz de noche que tenía su hija. Sidney. Pero era muy diferente a como la había antes. Tenía las pupilas e iris rojas y toda la parte que debía ser blanca era negra. Le sonrió dejando ver unos dientes afilados.
- Tiempo sin vernos Joana- comenzó a hablar esa voz que había escuchado antes- y sinceramente pensé que ya no nos veríamos  Te dije que me devolvieras a tu hija pero ¿qué hiciste tú? Me botaste. Yo iba a cumplir mi promesa- dijo haciéndose el inocente-. Ahora pagaras el precio de tus acciones.
Saca un cuchillo de su espalda y se acerca al cuerpo inconsciente de su hija. Joana comienza revolverse en su lugar, tratando de gritar que se detuviera. Las lágrimas de impotencia no tardaron en salir.
Tome el cuerpo de la pequeña niña y comenzó a apuntarla tratando de decidir lo que iba hacerle.
- ¿Qué crees tú? ¿Quieres que tenga una muerta rápida o lenta?- le pregunto a la madre. Joana abrió los ojos exageradamente y revolvió más, cada vez más desesperada-. Oh, claro, eres la madre, no quieres que muera. Pero que se le va a hacer, ese es el precio que pagas por no cumplir.
Y dio un corto limpio en el cuello de la niña salpicando de sangre a Joana. Esta grito más fuerte sin que se escuchara nada, las lágrimas salieron a borbotones y sintió que la vida se le escapaba del cuerpo. Cerro los ojos fuertemente, no podía ver a su hija así. Sintió que la tomaban del mentón fuertemente.
- Abre los ojos-ordeno fuertemente pero no lo hizo-. ¡Abre los ojos!- lo hizo pero esquivaba la vista, le movió la cara e hizo que la mirara-. ¿Ves? Eso es lo que pasa cuando incumples lo que habías dijo que harías- hizo que mirara al cadáver de su hija pero apretó más fuerte los ojos, no soportaba la imagen-. Ahora, vamos a dormir- dijo y recibió nuevamente un golpe.
Lo siguiente paso muy rápido para ella. Pasos, ruidos, luces, la sirena de una carro de policía  gritos sin sentido. Apenas y sintió cuando la levantaron del piso para llevarla al auto y posteriormente a la comisaria. En su celda simplemente estuvo sentada en el camarote ida.
A la mañana siguiente comenzó a darse cuenta de todo. Le grito a los policías que la sacaran y que ella no era la culpable, que era Sidney. Pero nadie le creyó  ¿quién le iba a creer que una niña había matado a otra niña? Pasaba los días gritando que ella no había sido que poco a poco empezó a perder la cordura.
Cuando llego el día se su juicio, estaba tan desquiciada que su abogado alego demencia y la mandaron al manicomio el resto de su vida.
Y así, sola en esa blanca habitación acolchada pasa los días desde entonces. Susurrando para si misma que ella no había sido. Y cada noche, cuando intenta dormir la imagen de Sidney vuelve a aparecer en su memoria llevándola a un interminable torbellino de sufrimiento.

---

Cuento! ousi:$ De hecho este lo tenía escrito desde el año pasado y me había olvidado de su existencia hasta hoy que mi mejor amiga 'lo trajo'. Es que ella me había dado la idea y me dijo que la escribiera y así lo hice d2 Es la primera vez que escribo una historia de terror o al menos un intento de eso. La verdad es que no da nada de miedo ._. Pero bue', es la intención lo que cuenta (?
Estos días tuve una idea de una historia así que la escribiré pronto y la subiré :3 He tenido muchas ganas de escribir cuentos estos días :B
Sobre mi vida, no hay más que contar que este viernes salgo de clases CHAN CHAN CHAN! El tiempo pasa volando ._. No estoy nerviosa porque me eximí de todas las pruebas y tengo buenas notas so... Esta semana más que nada voy a ver las ultimas notas que son por cuadernos y demases, nada más importante. Así que, ya estoy a un paso de salir de la clases... Es un poco extraño pero es parte de la vida. El 19 de diciembre tenemos nuestra licenciatura así que estamos organizando todo y creo que eso es lo más estresante de todo ._. Pero bue', después de licenciarme haré mi análisis de mi vida escolar d2
buebue, no tengo nada más que decir por ahora. Espero que sus vidas estén bien, que estén felices, que les vaya bien en la escuela, trabajo, amor, amistad y/o familia :D Muchos corazoncitos gays para ustedes <3<3<3<3 malditorubius
byebye(:

13 octubre, 2013

[#50] Para hacer bien el amor hay que venir al sur~

1313

Hola tarolas :D Cómo estan gente? Yo bien, vine a dar señales de vida, si les interesa saber que estoy viva... *sob sob* skjdsuds loca penosa.

Primero que nada, queria agraceder por los premios que me han dado, cuando este en computador los subire *-* Y gracias por los comentarios y por seguirme, ya son 73! Cuanta sensualidad :$ Gracias por todo, son geniales :'D

Pasando a los temas importantes, estamos en OCTUBRE! Y octubre 13 D; casi mitad de mes! Dios, el tiempo pasa tan rapido ;-; Queda tan poco y nos estan dando como caja, en especial a mi que se me ocurrio faltar una semana y luego me enferme y tuve licencia. Debía trabajos y pruebas que me puse al día la semana pasada, pero también tenía los trabajos y pruebas 'normales' así quehe estado muy ocupada :l y sigo ocupada, mañana, de hecho, tengo que dar una prueba de atrasada de matemática, disertación de biología, prueba de química y prueba de historia. Algo liviano para empezar la semana... Me caen mal e.e Pero queda poco! Y en realidad es lo unico que me anima a seguri yendo a clases :c

Mi hermano se fue ;-; No había hablado de esto así que les contare: mi hermano mayor, que esta casado, se fue a vivir a sur, Castro exactamente, con mi papá (y obviamente mi cuñada) porque querían cambiar de aires y se sentían como estancados en cierta forma. Así que desde hace unos meses han empezado los planes de mudanzas y ayer se fueron :c se fueron en avión así que llegaron altiro :l Ahora estan más lejos y es triste :c Pero sé que es para mejor así que debo acostumbrarme. Además, creo que esto hara que nos comuniquemos así que es bueno :3

Hablando de cosas tristes(? Quién más odia la palabra 'yendo'? Es que me desespera escibirla porque es FEA ;-; no se ve lindo escribir yendo pero tampoco llendo y es frustrante ;c Sé que no soy la única que piensa lo mismo
Y prosiguiendo con las cosas triste, me di cuenta que escribo horrible D: y no me refiero a poner tildes o ortografia o gramatica (tampoco es que sea muy buena en eso), sino a que me trago palabras D: de seguro que en esta entrada le falta alguna palabra en alguna parte :c y también a veces cambio una palabra por otra nada que ver D: a veces me pregunto como funciona mi cerebro :l

bueeee', tengo que dormir que mañana es un día difícil ///-u Espero que esten bien y nos vemos la próxima :D
Buenas noches.